6 hábitos para mejorar tu salud y tu economía

Seguro que alguna vez te ha pasado esto: “abres la nevera y decides que hoy vas a empezar a llenarla de buenos alimentos, saludables y que empezarás a comer mejor que hasta hoy”.
Seguro que lo harás un día, dos… y al séptimo, ya no lo volverás hacer…
Si tu cerebro no ha cogido el hábito de elegir los alimentos saludables, volverás a tu piloto automático.

¿Por qué? Porque a tu cerebro le encanta no pensar. Es un verdadero adicto a ir en piloto automático y elegirá lo más fácil, lo que ha hecho siempre, a los hábitos adquiridos durante los años anteriores.

¡Pero tengo una buena noticia! Como mi vida suele tener muchísimas rutinas, a partir de este mes, que empieza con un nuevo año, vamos a darle al cerebro piloto automático del bueno.

1.- EL SUEÑO ES EL MEJOR SEGURO DE VIDA: ponte el hábito de dormir profundamente. Para ello, necesitas materiales buenos: buen colchón, buenas sábanas de algodón, habitación sin demasiados trastos, ordenada y limpia. De esta manera no impides que fluya la buena energía y la abundancia en el momento que reparas tus funciones durmiendo.
Deja el despertador un día a la semana al menos desconectado para poder despertarte cuando tu cuerpo te lo pida.

2.- NO DEJES QUE LOS ALIMENTOS TE ENVENENEN: para ello, coge el hábito de comer sólo el 70% de tu capacidad. Tu cuerpo necesita más productos vegetales, legumbres y fruta que todos esos alimentos procesados que te ofrecen en los supermercados. Puedes empezar a jugar con la regla 80/20. (mantén el 80% de tu alimentación tan cruda como sea posible, tan poco procesada como puedas y tan cerca de la naturaleza como te permita el lugar donde vives. Busca los alimentos de temporada. El otro 20% haremos la vista gorda). Te invito a leer mi artículo «ALIMENTOS QUE NOS ENDULZAN Y NOS MATAN: DULCE SUICIDIO»  donde te explico los efectos del azúcar y alimentos procesados en nuestro cuerpo.

3.- PARATE PARA DISFRUTAR DEL SILENCIO: el hábito de empezar el día con unos minutos de silencio y terminarlo de la misma forma te dará que dejes esa cháchara mental que te acompaña continuamente. Si ella no para, párala tu. En ese rato, ocúpate de ir sintiendo la respiración, date cuenta , que si estás atento a ella, te dará salud por varios motivos, uno de ellos es porque baja el nivel de estrés cuando paras.

4.- PON FOCO CADA DÍA EN TUS OBJETIVOS: no hace falta que cada día tengas objetivos grandes, mejor pequeños para poder atenderlos y ocúpate. Que tengan conexión con estas áreas: profesional, personal y la social. Aporta cada día algo al servicio de tu entorno, tu talento tu profesionalidad, tu ayuda…, que puede ser desde ayudar a un amigo o vecino a solucionar algo, como al señor que cruza la calle y ves perdido…

5.- NO TE QUEJES NUNCA: si algo no te gusta lo cambias. Las palabras son el pronóstico de tu futuro. La queja nos sirve como una píldora que nos satisface un ratito y momentáneamente. Es otra forma de intoxicarnos e impregnarnos de otra de las adicciones difíciles de quitar. Cállate cuando te descubras quejándote.

6.- PIENSA EN TÉRMINOS ANUALES Y NO MENSUALES, un hábito es empezar a apuntar todos tus gastos e ingresos mensualmente y vas creando la verdadera realidad de tu economía. No se improvisa en este punto. Todo lo que tienes y todo lo que debes será real no una suposición más o menos.

 

Te recomiendo ver este vídeo de Yesid Barrera donde nos propone cuatro pasos para cambiar un hábito: visualizar, sustituir, desconectar las señales detonantes y repetir.

Tu aportación al mundo: Tu propia salud.

Una buena salud empieza por cuidarse uno mismo, esto es el mejor ejemplo para que te sigan tus pacientes, familia, compañeros y amigos.

Te deseo una gran semana de nuevos hábitos

Carmen Sánchez
Cuidarse para Cuidar
Pregúntanos en info@cuidarseparacuidar.com