Empieza un nuevo año y muchos de nosotros volveremos a hacer un pequeño balance para descartar lo que no ha sido útil y nos ha generado tensión.

En definitiva queremos incorporar nuevos hábitos que nos hagan nuestra vida más plena y desechar otros que indirectamente tienen que ver con establecer nuevos hábitos . Tu motivación es muy alta al inicio del año, pero conforme pasan los meses, esta motivación  está demostrado que disminuye…Cuando tienes muchos propósitos que cumplir e inespecíficos  en tu día a día, te generan estrés innecesario, lo que contribuye a que fracases con todas las metas que te propusiste.

Mi deseo es que logres algún propósito este año que te haga sentir bien, conociendo algunas de las excusas más comunes, que si las tienes en cuenta, serán la mejor herramienta para ganar la batalla y lograr tomar acción para conseguir tu meta.

Piensa en tus nuevos propósitos, uno o dos. En esto no seas muy ambicioso porque el camino será largo y mejor andar con una mochila poco pesada… pero, si aún no sabes cuál o cuales son tus propósitos para el año que empieza, te recomiendo que tomes unos cuantos minutos para pensarlo

Si ya tienes tus propósitos, puedes darte cuenta que la mayoría se tratan de hábitos a cambiar o hábitos saludables a incorporar

como definir los propósitos de año nuevo

El problema no es querer todas esas cosas buenas para ti, ¡el problema es que para el mes de febrero, toda la motivación de enero se evapora, y renuncias, volviendo a tus viejos hábitos de toda la vida!

Renuncias a tus propósitos del año nuevo debido a la falta de autocontrol, el exceso de estrés y las emociones negativas

¡No  más excusas! Date cuenta de algunos motivos que hacen que falles en tus propósitos:

1.-¿Tus  metas son  muy grandes?

Por ejemplo: esta noche vieja me fumo mi último cigarro, a partir de ahora ahorraré el 20% de mi sueldo, empiezo la dieta al pie de la letra para bajar 5 kg….y así podemos enumerar cien metas demasiado grandes para empezar

Es muy difícil mantener metas ambiciosas durante todo el año porque esa motivación inicial disminuye conforme pasa el tiempo y tu fuerza de voluntad no es suficiente para continuar con ese gran propósitoY es cuando aparecen las EXCUSAS :  “no tengo tiempo, me siento estresado”…..y por supuesto no has tomado en cuenta los posibles obstáculos que aparecen durante el año: “ es que estaba en una fiesta y todos fumaban o bebían …salí por la noche y no tenía fuerzas al día siguiente para ir al gimnasio… un poco de dulce no va a descompensar mi dieta”….

Todo se complica cuando no solo tu propósito es demasiado grande, sino que además eliges empezar con todos al mismo tiempo.

2.- ¿Tienes muchos propósitos al mismo tiempo?

Mas de dos son multitud. Por ejemplo: cambiar de trabajo, bajar de peso, apuntarte a un curso intensivo de un año….¡Demasiados frentes abiertos!. Esto agota tu energía mental, que en realidad se trata de tu fuerza de voluntad y tu autocontrol, así  sólo vas a encontrar que tus decisiones se vuelvan incorrectas .

3.- ¿Tienes un propósito muy poco específico?

Por ejemplo cuando dices quiero aprender algo nuevo, quiero comer mejor, voy  a hacer deporte…

Cuanto más especifiques tu meta más probabilidades de enfocarte en el proceso para lograrlo, así convertirás tu propósito de hacer ejercicio en voy a “salir a caminar”. “desayunaré sano “ “comenzaré clases de pilates”… Concreta tu  qué  más específicamente.

4.- ¿Tienes claro el para qué te lo has propuesto?

Definir la razón te motiva en todo el camino. Por ejemplo: “quiero aprender inglés porque quiero tener un mejor puesto de trabajo para ganar más dinero”

5.- ¿Tienes un sistema que te respalde?

Es lo que va a darte el paso a paso en tu día a día para lograrlo, una guía que te permita continuar tu proceso hasta ver los resultados que quieres alcanzar.

Te ayudará el estar atento al proceso y si te apoyas en alguien o algo que te guíe estimule y/o controle tu proceso hasta ver los resultados; el camino es más fácil y exitosa su meta. Aquí soy partidaria que se busque un coach o mentor@, un entrenad@r, algo o alguien que te ponga en acción …. que te de soporte y acompañe.

Necesitas también  una medida para controlar y verificar si has sido  constante. Puedes descargarte una app  (existen varias gratuitas por ejemplo: way of life)   para controlar tus avances.

¿Qué hacer para lograrlos?

1.- Es importante que tomes un tiempo para reflexionar sobre este año que termina antes de apresurarte a iniciar nuevos retos.

Este ejercicio te revelará aprendizajes que te ayudan a detectar tus errores y obstáculos que te han impedido lograr tus metas.

Los aprendizajes se ven más claros cuando los ves en perspectiva. Es un ejercicio mucho más efectivo si lo haces por escrito ya que te dará más visión y claridad

2.- analiza lo que ocurrió para abandonar tus propósitos del año anterior siendo objetivo, en qué fallaste y no olvides felicitarte por lo que lograste

3.- Invierte no más de 20 minutos.

4.- Comprométete contigo  mañana mismo a ponerte en acción.

que hacer para lograr tus propositos

Para finalizar te dejo algunas preguntas  guía para comenzar tu reflexión:

  1.  ¿Qué has hecho bien este año?
  2. ¿De qué me siento orgullos@?
  3. ¿ En qué creo que fallé?
  4. ¿Cuáles han sido mis mayores obstáculos o dificultades?
  5. ¿Cómo quiero sentirme a finales del año del que comienza?
  6. ¿Qué tengo que hacer, cambiar o mejorar para lograrlo?

 

¡Os deseo que paséis una buena noche vieja y que el próximo año hagamos grandes cosas! 😘🍾🥂

Carmen Sánchez Quesada